Diana y el Sabat.

Según la Iglesia altomedieval la magia era: “falacia demoníaca y su rasgo fundamental era justamente el engaño mismo, la burla de los males de los crédulos, la perturbación de los sentidos para que el diablo pudiera dominar a los hombres y llevarse a cabo la ruina espiritual de estos”.

En el Canon Epíscopi (texto de origen carolingio), se analiza la posibilidad de que ciertas mujeres afirmen tener el poder de practicar hechizos o de cabalgar a lomos de demonios transformados en animales y pertenecer a ciertos círculos demoníacos.

En este se cita ampliamente a “Diana, diosa de los paganos“, como señora de esta hueste de mujeres y demonios voladores. El hecho lleva a que se recuerde a esta diosa con un papel vinculado a la magia y al mundo de las tinieblas a modo de “Hecate triforme”. En el siglo cuarto Máximo de Tours había denunciado la existencia de orgías dedicadas a Diana, y autores galorromanos, hacían constantes alusiones a unos demonios llamados por los campesinos como “Dianos“.

Se le atribuyeron condiciones similares de orden lunar (en base al culto nocturno) y de la diosa Hécate, llamándole Juan de Salisbury: “Nocticula” la señora del “vuelo mágico”.

Características similares a las de Diana se conoce a divinidades germánicas como Holle o Holda-Perchta, con una relación directa al ciclo ritual de la muerte y la resurrección.

San Juan Bautista la nombraría como a Herodías. En Francia Abundia, Satia y Bentosia, dan testimonio de antiguos ritos vinculados al comienzo del ciclo anual o a la fertilidad.

En el aspecto de la fertilidad suele quedar patente en los nombres derivados de Satias (saciedad, abundancia) ligados a ritos de fecundidad agropastoral.

La cabalgata por los cielos nocturnos se vincula a una serie de tradiciones germánicas como el Wutende Heer y la Wilde Jagd asimiladas a lo que expone el Canon Episcopi, al igual  que el papel principal lo desempeñan mujeres y una divinidad femenina en la mitología germánica  son femeninos los genios psicagogos de los héroes caídos en la batalla, las valkirias.

Se puede decir con casi toda seguridad que del Canon Episcopi arranca la creencia de la llamada “sociedad de Diana”, dónde órdas de mujeres o de demonios con aspecto femenino vagan por la noche para atormentar a los mortales o divertirse a su costa, llegando a convertirse en el Sabat.

Juankar Moreno 2014

Anuncios
Categorías: Brujería | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: