Mundo onírico de los Jivaro-Shuar y los Mapuches.

Sabiduría onírica de los Jivaro-Shuar

Algunos jívaros shuar (ser humano) al igual que en cualquier sociedad contemporánea, dicen que a veces no se acuerdan de los sueños, sin embargo, existe una cierta categorización pues reconocen los sueños simbólicos como importantes, que recuerdan por un largo período.

Los sueños triviales que no tienen ningún contenido, los olvidan rápidamente. En esta clasificación ven «los grandes sueños» como algo determinante en la vida del individuo y muchas veces de toda la comunidad, pero, este tipo de sueños se puede tener una vez en la vida o con mucha suerte hasta dos, pero su significado marcará el resto de la vida del soñante.

Los jívaros shuar viven en clanes familiares y por lo general habitan la misma cabaña o jea.
Se despiertan antes del amanecer, entre 4 y cinco de la madrugada. Sin embargo, esperan que surjan las primeras luces del día para iniciar sus actividades, que son; bañarse en río, los hombres salir a cazar, mientras las mujeres buscan frutas o raíces. La familia se reúne por más o menos dos horas alrededor del fuego. Esta es una hora íntima de recogimiento, de un despertar lento como la misma naturaleza en la jungla. Los adultos hombres juegan con los niños, mientras las mujeres cocinan, los ancianos mientras tanto instruyen a los jóvenes, sobre como sobrevivir en la selva, enseñándoles a reconocer a los enemigos. En ese lapso se transmiten los mitos y leyendas y se recuerdan los sueños venidos la noche anterior, siempre y cuando no haya visitas o gente ajena al clan. Si el sueño lo tuvo un adolescente y es algo fácil de interpretar, será la madre o la esposa del soñante quien interpretará el sueño, aconsejando según el contenido del mensaje. En el caso de ser un «gran sueño», es más complicado, pues a veces como señalamos anteriormente este no solo puede ser de exclusiva importancia para el soñante, sino también para toda la colectividad. En estos caso se hará una consulta privada al más anciano del clan, para esclarecer la relevancia que pueda tener este «gran sueño».
Es tan importante para los jívaro-shuar el mensaje contenido en los sueños para llevar una vida mejor, que los ancianos son cuidados con especial esmero, pues sin ellos el grupo, no está en condiciones de tomar las decisiones adecuadas.

Cada familia tiene un abuelo o abuela que es el interprete oficial. Si ambos están vivos, se comparten la tares de analizar los sueños. Entre los shuar cuando se llega a la ancianidad es porque el individuo lo merece, ya que este privilegio, no es para todos.
Así, cuando alguien llega a la vejez dicen del viejo o vieja; «fulano debe haber tenido algún gran sueño, por eso está vivo todavía» Los ancianos son un tipo de enciclopedia familiar, pues son ellos que conservan todo el conocimiento de la sociedad. Cuando alguien cree haber tenido un sueño importante, pero no hay ningún anciano en la familia, deberá consultar a una persona mayor de otra tribu, pedirle permiso al jefe del hogar para que el abuelo le interprete su sueño. Estas consultas tienen además un carácter didáctico, pues e a través de ellas que los individuos del grupo presentes en el momento de la interpretación, aprenden el arte de interpretar los sueños.

Los jívaros shuar no creen en el determinismo y el futuro igual que para los occidentales es algo desconocido e incierto. Lo que se ha experimentado en sueños ya sea inducido por la ayahuasca o espontáneamente es algo que con certeza les sucederá más adelante. Aquí hay un extraordinaria coincidencia con las teorías junguianas, de que todo lo que estamos experimentando en la vida despierta ya lo hemos soñado con anterioridad.
Algunos ejemplos de estas creencias son si se sueña con grandes serpientes, es un símbolo del poder personal o kákaram.
Traducido a la psicología, sería la sublimación de la energía psíquica o el poder del inconsciente.
Otra analogía del soñar con culebras es que representa para ellos la pulsión de la envidia y esta dicotomía tiene su paralelo a la ambivalencia del inconsciente, que por un lado puede ser muy benéfico, si se logra conseguir una manera adecuada de expresión o puede ser una fuerza desintegradora del propio individuo. Hay bastante semejanza con la teoría del inconsciente colectivo en mitos y leyendas de los jívaro shuar.
Ejemplo de un sueño de una mujer jívaro shuar contemporánea.

«Mi suegra me viene a visitar en sueños y me dice: ve a la aldea y golpéale la puerta a una choza donde está mi hijo.» Me despierto y le digo a mis cuñados, que voy ver al hermano de ellos que está en otra casa en el pueblo. Yo estoy muy nerviosa, (en la vida despierta) porque sentía que algo malo le había sucedido a mi esposo. Llego a la casa, golpeo la puerta, pero nadie me abre, abro la puerta con una herramienta que encuentro en el suelo abro la puerta y el está con otra mujer.. Mi primera intención fue de matarlo, pero después reacciono pienso ¿para que?”.
A la noche siguiente esta misma mujer vuelve a tener otro sueño- de la misma serie- «Aparece mi suegra otra vez y me habla así; no vas a estar bien con mi hijo y empieza a sacarme la argolla de casada de mi dedo (ella llevaba este símbolo pues había trabajado para unos misioneros católicos que le habían enseñado esta costumbre occidental). Yo empiezo a pelear con mi suegra y ella me dice: tienes que separarte de mi hijo, yo peleo con ella porque deseo quedarme con el anillo…”

En el ejemplo de este sueño, vemos como está perfectamente graficado, el conflicto interno y la angustia de esta mujer que como ser humano en cualquier lugar del mundo llamado civilizado pondera las razones para una separación.
Es relevante rescatar que en la sabiduría onírica de los jívaros shuar hay muchos elementos análogos a la psicología analítica, como la oposición de significados, el sentido literal y en este sueño en particular el dualismo con la sombra.

Cosmovisión onírica de los mapuches (gente de la tierra)

En las comunidades mapuches, habitantes autóctonos del sur de Chile y de Argentina se ha practicado la oniromancia desde tiempos remotos. Entre las varias etnias que pueblan el territorio chileno, esta es la que más importancia le ha adjudicado a los mensajes encerrados en los sueños. Su cosmovisión es similar a la de muchos otros pueblos precolombinos oriundos de América del Sur. Las diferencias con otras culturas precolombinas,es que esta etnia es hablante de la misma lengua (mapudungún).

Desde siempre este conglomerado ve como algo natural que cada individuo vea en lo onírico una pauta para seguir en la vida cotidiana, ya sean problemas de cualquier índole o como oráculo para vislumbrar el futuro.Los mapuches siguen una filosofía y religión extraída de los los sueños.

En un «pewma» o sueño, los mensajes tendrán que ser interpretados y quien está a cargo de esta misión, generalmente, es una mujer «machi», que ejerce las funciones de chamán,médico y gran experta en las propiedades de las yerbas medicinales. La designación de esta persona también proviene de los sueños, ya sea de los propios y de su pueblo.Para llegar a ser «machi», además, la persona tiene que ser de una idoneidad a toda prueba. Después de un largo entrenamiento transmitido por los más ancianos, es que podrá ser «pewmafe» o sea, interprete de sueños.
En un «pewma « o sueño todos los elementos del mismo es importante, el agua, el cielo, las montañas, los ríos, los árboles, la tierra y llevan en sí, la esencia o alguna característica o actitud del soñante. (Similitud con las teorías de Perls).

Además de un significado individual, un «pewma» a veces tiene un simbolismo colectivo. Entonces, será desde esta perspectiva que se tomarán las decisiones adecuadas para toda la sociedad.
La tradición mapuche recomienda contar los sueños todos los días temprano en la mañana, de lo contrario se los lleva un espíritu al cielo.
Para ahuyentar las fuerzas malignas aparecidas en un «pewma» hay que efectuar rituales, con cantos y danzas. La ceremonia se hace en un circulo, a la sombra de un rehue y se portan en las manos hojas del canelo (árbol sagrado).

Algunas creencias oníricas

Para los mapuches quien sueña no es la persona sino el «pullú» o alma de ésta.
Los sueños malos hay que contarlos, para que se vaya lo negativo.
Los buenos, sobre todo aquellos que traen realización de deseos hay que mantenerlos en absoluto secreto, para no provocar envidia.
A veces los mensajes que traen los sueños tienen un significado opuesto de lo que aparentemente señalan y aquí interviene la habilidad y destreza del «pewmafe» o interprete de sueños, para hallar la clasificación más oportuna.
Los bebés también tienen «pewmas» pero como aún no saben expresarse, no se puede saber como ni conque sueñan.
Soñar con árbol, la persona va ser longeva.
Escalar montañas, significa trabajo, esfuerzo.
Cuando se sueña que se está soñando(sueño lúcido), significa que el alma o «pullú»está con mucha vitalidad.
Es de buen augurio, cuando se está soñando, se despierta y se regresa al «pewma».
Volar en sueños es un anuncio de viajes.
Cuando se ven imágenes de familiares o amigos ya fallecidos, hay que hacerles una ofrenda de flores y velas para que su «pullú» se vaya en paz.
Soñar que la pareja lo engaña, significa que el «pullú»del soñante es muy celoso.

En las creencias oníricas de los mapuches se puede apreciar una arraigada creencia a considerar los sueños, como un factor importante en todos los aspectos de la vida, pues es a través de ellos que se dictan las las normas para una convivenciamás armónica.
Entre los mapuches,últimamente existe un movimiento empeñado en valorar y recuperar todo lo concerniente a su identidad cultural.
De acuerdo al censo de CONADI hay más de 2200 comunidades mapuches en territorio chileno.Es de esperar que este pueblo continúe practicando sus creencias oníricas tal cual lo hicieron sus antepasados.
Además, los Mapuche creen en la curación por medio de las plantas medicinales y en la importancia de los sueños,como una manera práctica de resolver todo tipo de problemas.

Trabajo de campo en Sector Mapuche-Pehuenche. Alto del Bío-Bío-Comunidades de Callaqui, Ralco-Lepoy, Malla- Malla y Trapa- Trapa, situadas a más o menos 850 kilometros al sur este de Santiago de Chile.

Fuente: «El Verdadero Sueño Americano»

Anuncios
Categorías: Chamanismo | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: