Pacto con el Diablo.

Pacto entre el Diablo y un noble de Pígnerole firmado en 1676. Al parecer, este documento fáustico y aparatoso fue redactado por un abogado que lo presentó en  el juicio «a modo de descripción de tan repulsivo pecado». Gracias a  esta prueba condenaron y encarcelaron al caballero.

1.   ¡Lucifer, te comprometes a entregarme inmediatamente oro!

2.   Me entregarás 1.000 libras el primer martes de cada mes.

3.   Me darás este oro en moneda actual, de modo que podamos emplearlo no sólo yo, sino todos aquellos a quienes yo desee dárselo.

4.   El oro no será falso, no se deshará en la mano ni se transformará en piedra o carbón. Será un metal acuñado por la mano del hombre, legal y válido en todos los países.

5.   Si necesitara una suma elevada de dinero, en cualquier momento o con cualquier fin, te comprometes a entregarme riquezas enterradas u ocultas. No será necesario que las recoja yo del lugar en que se encuentren escondidas o enterradas, sino que me las entregarás tú personalmente, sin crearme ninguna dificultad, en el punto en que me encuentre en ese momento, para que yo disponga de ellas a mi antojo.

6.  Te comprometes a no infligirme daño corporal alguno y a no hacer nada que debilite mí salud y, por el contrario, a librarme de todo mal y enfermedad humanos por espacio de cincuenta años.

7.  Si, contrariamente a mis esperanzas, cayera enfermo, te comprometes a proporcionarme los remedios necesarios para ayudarme a recuperar la salud lo antes posible.

8.   Nuestro pacto entrará en vigor en esta fecha, en el año de 1676, y expirará el mismo día del año 1727. No cambiarás la duración del acuerdo ni abusarás de mis derechos ni errarás en el cálculo (como has hecho con frecuencia anteriormente).

9.   Cuando expire el plazo acordado, permitirás que muera como los demás hombres, sin deshonra ni vergüenza, y que me entierren honorablemente.

10.  Te comprometes a hacer que me acepten y aprecien el rey y todos los aristócratas, hombres y mujeres, de modo que siempre disfrute de su buena disposición y afecto y me concedan cuanto les pida sin reparos.

11.  Te comprometes a llevarnos sanos y salvos a mí y a cualquier otro que yo desee hasta los confines del mundo, por lejos que sea. Harás que domine de inmediato la lengua de ese lugar y que la hable sin dificultad. Cuando haya satisfecho mi curiosidad, me devolverás a mi casa sano y salvo.

12.  Te comprometes a protegerme de los daños que pudieran infligirme bombas, armas de fuego y otras armas, de modo que nada pueda herirme corporalmente.

13.  Te comprometes a ayudarme en mis relaciones con el rey y a vencer a mis enemigos.

14.  Te comprometes a proporcionarme un anillo mágico para que siempre que me lo ponga en el dedo me haga invisible e invulnerable.

15.  Te comprometes a dar respuestas completas y verídicas, sin distorsiones ni ambigüedades, a cuantas preguntas te plantee.

16.  Te comprometes a prevenirme sobre cualquier conspiración que se prepare en secreto contra mí y a proporcionarme -medios y métodos para frustrar tales conspiraciones y contrarrestarlas.

17.  Te comprometes a enseñarme cualquier lengua que desee aprender, de modo que pueda leer, conversar y expresar mis opiniones con la misma corrección que si la conociera perfectamente desde la infancia.

18.  Te comprometes a dotarme de sentido común, entendimiento e inteligencia, para que pueda discutir todos los problemas de una forma lógica y sea capaz de emitir una opinión sensata sobre ellos.

19.  Te comprometes a protegerme y cuidar de mí en todos los tribunales de justicia del rey, los obispos y el papa ante los que tuviera que presentarme.

20.  Te comprometes a protegernos a mí y a los míos de todo mal, ya sea a manos de propios o extraños, y de robos y daños.

21. Se me permitirá llevar una vida que respete las apariencias del buen cristiano y a asistir a los servicios religiosos sin que tú te interpongas.

22.  Te comprometes a enseñarme a preparar prescripciones médicas y a aplicarlas, administrarlas y dosificarlas correctamente.

23.  Si me atacaran o agredieran con ocasión de una riña o pelea, tú responderás al reto y me prestarás ayuda para vencer a mis enemigos.

24.  Te comprometes a impedir que alguien se entere de nuestro pacto y acuerdo.

25.  Siempre que desee tu presencia, aparecerás ante mí de una forma agradable y amable, no terrible o amenazadora.

26.  Te ocuparás de que todas las personas cumplan mis deseos.

27.   Debes prometerme que respetarás estas cláusulas, todas y cada una de ellas, y que las cumplirás diligentemente. Si cometes algún fallo, aun el más leve, o si muestras el menor descuido, este contrato quedará rescindido y carecerá de validez.

28.   A cambio de las citadas promesas, juro y prometo que someteré a tu poder a varios hombres y mujeres. Además, renuncio a Dios y a la Santísima Trinidad, así como a los votos del bautismo. Me uno a ti en una nueva alianza y me someto a ti en cuerpo y alma para la eternidad.

Anuncios
Categorías: Demonios | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: