Incubación del sueño: técnicas antiguas de influencia del sueño

Por T. Nielsen

griega8.jpg

¿Que es la incubación del sueño?

la incubación del sueño se refiere a las prácticas, rituales, técnicas y los esfuerzos que una persona aplica para evocar sueños intencionadamente. Derivado del verbo en latín “incubāre”; compuesto del prefijo “in” por “en” dentro de o sobre y “cubāre” que quiere decir acostar o calentar., el término connota el apoyo y la crianza proporcionada por un ave en la colocación de su huevo en desarrollo. Los paralelos con la influencia del sueño son muy apropiados; en la antigüedad, el aspirante al sueño se ponía a dormir en un recinto sagrado con la intención de alimentar un sueño de curación o profecía. En tiempos más modernos, el aspirante duerme con frecuencia en un lugar más profano, pero la intención de protección hacia el “desarrollo del sueño” sigue siendo el mismo.
Puede ser inducido por diversos métodos, técnicas, rituales u otras actividades antes del sueño deseado, y a menudo, en horas previas a conciliarlo.

Incubar un sueño para un objetivo particular es, participar en una acción que trae el contenido de los sueños para hacer frente a esta meta- de una manera directa. En el mejor de los casos, el sueño proporcionará una solución clara a un problema o incluso representará  una cura a una dolencia.
Un ejemplo común de incubación del sueño es la práctica de centrarse en un problema personal antes de dormir con la intención de activar un sueño que le ayudará a resolver el problema. Ejemplos más esotéricos implican el uso de rituales, tales como la meditación con símbolos, la pintura o el recibir un masaje con el fin de conformar el contenido de los sueños posteriores. Los sueños incubados reportados en los textos históricos implican a menudo algún tipo de epifanía en la que se cambió la vida del soñador. Estos cambios fueron generalmente provocados por la deidad que aparece en el sueño de alguna forma reconocible (espíritu, ancestro sagrado, bajo la apariencia de un ser humano, etc.) y el efecto de un cambio mediante la entrega de un mensaje, la prescripción de un tratamiento curativo, la dirección de la persona a construir un objeto sagrado o realizar una danza sagrada, y así sucesivamente.

En los últimos tiempos, un cierto grado de interpretación de los sueños ha sido introducido por los sacerdotes de los templos.

Los métodos de incubación  del sueño se han conocido por la humanidad durante al menos 5000 años, aunque el carácter de las técnicas de incubación han cambiado notablemente con los tiempos. Varios textos antiguos sugieren que la mitología y las prácticas de incubación de los sueños pueden datar desde el antiguo Egipto y Babilonia, en asociación con deidades como Ea (también conocido como Enki) e Imhotep. Pruebas menos especulativas demuestran que al menos un cenit en la incubación de sueños fue en la antigua Grecia y Roma- donde se sostuvo por más de 1000 años. La amplia evidencia en la antigua Grecia se encuentra en forma de textos y en las ruinas de los templos bien preservados por el tiempo.

1.jpg

La referencia más temprana de forma directa a un método para antes de dormir y la  de sueños reveladores es la expuesta en el Papiro Chester, encontrado cerca de Tebas-Alto Egipto, y en la actualidad expuesto en el British Museum. El papiro fue redactado en el año 1350 AC e incorpora material que se aleja en el tiempo hasta el 2000 AC. En él se describe un método para invocar la sabiduría de Bes, un pequeño dios ayudante de las mujeres en el parto, protector contra las serpientes y otros terrores, dios del arte, la danza y la música. Parte del texto ritual se traduce  de la siguiente manera:

“…Hacer un dibujo de Bes en su mano izquierda y envolverla en una tira de tela negra que se haya consagrado a Isis (y) acostarse a dormir sin decir una palabra, incluso en respuesta a alguna pregunta. Enrollar el resto de la tela alrededor de su cuello. . .vendrá en esa misma noche”.

bes01.jpg

Bes

Este simple rito mágico egipcio muestra algunas similitudes con la mitología y rituales más tarde asociados con incubaciones -posteriores-en Grecia, como la unión de una parte del cuerpo con una tela para interponer junto a la imagen de una deidad solicitante. La imagen de Besa como protectora contra las serpientes es notable, considerándose como el centro simbólico de la serpiente que estaba en los cultos de sanación griegos, así como la manifestación preferida de los dioses incubados Asclepio,Trophonio, y Amphiarao.
Otros afirman que la incubación tuvo un origen aún más remoto con la mística de Babilonia, ya que el dios griego Serapis, que también fue asociado con la incubación, se puede remontar al dios babilónico Ea mucho antes de Eridu (también conocido como Sar Apsi).

Sin embargo, gran cantidad de documentos unen la tradición griega de incubación a las deidades egipcias. Existen evidencias de que las ideas científicas y filosóficas se intercambiaron libremente entre los viajeros griegos y egipcios alrededor del siglo 5 antes de Cristo, en cuyo momento se cree que Asclepio fue importado de Egipto a Grecia. Los paralelismos del dios Asclepio son numerosos con el dios egipcio Imhotep, principal arquitecto del faraón Djoser (Zoser) y quien construyó la primera pirámide, Saqqara. Imhotep fue posteriormente deificado y se asocia con el culto de curación, que se presume practicado mediante la incubación en su templo en Memphis.

1

Figura griega de Asclepio

El culto a Asclepio pareció por primera vez en Grecia en Tesalia; Kerényi ha rastreado la mitología griega que precedió al culto en esta zona hasta aproximadamente el año 1500 aC. En Tesalia, Trikka era el más antiguo centro de culto y tuvo un gran prestigio en referencia a la curación a través de los siglos. Los templos fueron trasladados a Epidauro  y Kos, y, finalmente, a todas las partes de Grecia y Roma. Meiers estima que los templos Asclepianos llegaron a un total de 420.

La incubación de sueños.

La incubación de sueños puede ser entendida como una forma de búsqueda para encontrar a un ser sagrado o como un intento de atraer físicamente una presencia espiritual en preparación para un sueño revelador.
Hay pues una cierta lógica -tal vez conectada a una experiencia mas terrenal-, al repetirse los mensajes se invoca en un sentido vivo a la presencia de una deidad antes de dormir a través de diversos procedimientos de incubación, el resultado deseado es que la deidad se manifestaría de nuevo en un sueño -más adelante- declarando su respuesta. Por un lado, la participación del ritual antes de dormir puede ser visto como un facilitador a la deidad que se desea encontrar más tarde en el sueño.

Cercanía a la deidad

Este aspecto de la actitud espiritual -la producción de un sentimiento de “presencia espiritual”- a través de los rituales pre-sueño y súplicas, hace que muchos de los ritos de incubación sean aparentemente curiosos como se describen en la literatura antigua, es decir, como medio de promover una cercanía física y sentida a una deidad. Tales sentimientos de cercanía pueden haber sido cultivados en un número distinto de maneras: dormir en el recinto sagrado de la deidad, la manipulación de los iconos de la deidad o la aflicción de la persona, la aplicación de estímulos cutáneos y dolorosos a la propia persona.

Sueños en recintos sagrados.

bes01

Las personas a menudo dormían en un lugar sagrado, como un templo o la tumba  de sus antepasados, para procurar sueños a través de la incubación.

Tal vez los medios más evidentes para alcanzar un sentido de cercanía física a la deidad serían el residir en el recinto sagrado donde se cree que la deidad habitó. Dormir en el recinto fue visto, por supuesto, como el método más directo para atraer la atención de la deidad. Esta práctica se hizo tan común y generalizada en toda Grecia y Roma que “dormir en un recinto sagrado” llegó a ser sinónimo de incubación.

El motivo del sueño en un recinto sagrado se ve en numerosas tradiciones:

  • El pueblo Bereber del norte de África trató de obtener los sueños que podían cumplir los espíritus, y recibir noticias de sus familiares y amigos ausentes por dormir en las tumbas que fueron construidas por una antigua raza; las tumbas eran grandes, elípticas, rodeadas de montones de piedras, y se cree que soportaban tesoros ocultos.
  • Los primeros griegos para la práctica de la incubación (el Dodona Selloi) dormían en camas de tierra para obtener sueños proféticos.
  • Solicitantes del oráculo de incubación Trophoniana dormían envueltos en lino y en pieles de carnero recién sacrificados.
  • Muchos pueblos indios de América del Norte con frecuencia eligen las cimas de las montañas, altos en las colinas, o construyen camas cerca de las copas de los árboles para obtener visiones en sueños.

La ciencia moderna arroja algo de luz sobre cómo dormir en el recinto sagrado y tener la inducción de sueños de sanación y de resolución de problemas. El conocido “first night effect” se refiere a cómo el sueño y los sueños son influenciados en los pacientes o sujetos experimentales en el laboratorio del sueño por primera vez. Ellos experimentan alteraciones del sueño, especialmente el sueño REM, y el contenido del sueño es alterado. Su sueño se vuelve más fragmentado, con más despertares; sueños que a menudo incluyen referencias a la situación del laboratorio, incluyendo el experimentador.

La manipulación de iconos

La práctica de llevar una imagen o icono de una deidad en una zona próxima al cuerpo puede haber tenido como objetivo la inducción de una sensación de cercanía física a la deidad.
Un ejemplo de este tipo es el ritual antes mencionado para invocar la sabiduría de la diosa  de la fertilidad Besa. En este caso, el buscador parecería cultivar una actitud de cercanía a la deidad dibujando el icono directamente sobre su piel, y luego, mediante la unión de la mano con un paño. Durante todo el período de pre-somnolencia y durante los despertares durante la noche, las sensaciones de la mano en este procedimiento podría servir para recordar al incubador la proximidad de la deidad. Al suspender el habla, el buscador puede haber facilitado aún más la relevancia de las sensaciones corporales, que son conocidas para ser incorporadas más fácilmente en el contenido del sueño. Las imágenes de la deidad Besa también fueron frecuentemente talladas o grabadas en almohadas de piedra egipcias (Foucart, 1912), presumiblemente, para que la deidad en su proximidad física se estrechase con el alma del soñador. De una forma similar los egipcios colocaron imágenes de deidades en el interior de sus almohadas. Por ejemplo:

“. . .una piedra para la cabeza o almohada, de la forma habitual, fue encontrada en Memphis diponiendo de un pequeño santuario hueco en un lado de la misma, evidentemente, para contener una imagen de un dios quedando por debajo de la cabeza del durmiente”.

 

Anuncios
Categorías: Cultos | Etiquetas: , , ,

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: