A. Crowley y Abramelín el Mago

Por Peter-Robert Koenig

“Satán” transferirá su poder a una persona, que como Anticristo actuará como: el “falso profeta”, la “bestia” (Ap 13: 11-13). Su número es 666.”

Tomás de Aquino plantea el concepto de que incluso el Anticristo tendrá un Santo Ángel Guardián. ¿Por qué entonces no también Aleister Crowley, que criado como un cristiano fundamentalista anhela un profética misión, si no mesiánica, si en el papel del autoproclamado “Mega Therion”, y trata de justificar este por razones metafísicas?

El Anticristo desplegará su poder sobre todo para lograr la auto-deificación  que permite a sí mismo ser adorado. Si en última instancia, incluso Crowley no puede llevar a cabo milagros ni se convierte en “totius mundi monarcha”. ¿Por qué razón no lucha, cuando se revela que el falso profeta va a perder en la batalla final, cuando él y la bestia se tomaron para ser torturados día y la noche en la Eternidad ?

               “Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia”                                                                                                                     (Apocalipsis 13:4)

En diciembre de 1896, 10 años después de la muerte de su padre Aleister Crowley revela: “Yo estaba en una lucha a muerte conmigo mismo: Dios y Satanás lucharon por mi alma tras tres largas horas. Dios ganó – ahora, sólo tengo una duda ¿cuál de los dos era Dios? “

En 1898 la atención de Crowley fue marcada por el líder de la Golden Dawn, McGregor Mathers y un libro: “El libro de la magia sagrada de Abramelin, el Mago” (“The Book of the Sacred Magic of Abramelin, the Mage.”)
La esencia de este libro es la invocación de un ser definido como el Santo Ángel Guardián. Crowley inició unos largos preparativos para esta operación que llevó a cabo en agosto de 1899 en su casa de Boleskine/Escocia, siendo especialmente adquirida y equipada para este propósito, no obstante, fue llamado con urgencia desde París y se vio obligado a interrumpir el trabajo mágico iniciado.

Nos dirigimos nuestra atención sin embargo a las visiones de Crowley.

La visión “clásica” puede remontarse hasta el profeta Ezequiel: La Visión de la Gloria de Dios. Los sueños son a veces  equivalentes de las Visiones, contando con 25 años de edad, Crowley, se prepara antes de dormir con el fin de estar en el estado correcto para encontrarse con su Santo Ángel Guardián mediante el trance del sueño. Ya en tiempos de Abramelin el texto “L’Anacrise du docte Pélagius, ermite de l’Île de Majorque, envoyée à Libanius, philosophe français, pour avoir la communication avec son bon ange gardien”, se concentró en la pregunta: “Pourquoi les vision des anges paraissent plutôt en songe à ceux qui dorment qu’à ceux qui veillent?” “Acause [sic] de notre mauvaise conduite”, los ángeles se sienten inhibidos para ponerse en contacto con nosotros durante las horas de vigilia, “mais quand nous dormons, leurs inspirations sont plus proches … l’ame [sic] se trouverait, par le sommeil delivrée”, y a partir de las impresiones del mundo se aparecen “plus capable de reçevoir les inspirations divines par notre bon ange.” Sin recurrir a Dios, cualquier comunicación con el Ángel no será posible y permite a los demonios el ganar influencia. Según Sigmund Freud, el sueño es un paisaje de jeroglíficos relacionados con el habla, así como la visión del mundo. Para los jeroglíficos egipcios indican la visbilidad cósmica de sus dioses. “La Visión y la Voz” en sí mismos, sin embargo son principalmente entendibles por el soñante, y una unificación de expresión tiene que ser destilada del exceso de imágenes (sueños) -a continuación, esta unificación se pretende que sea un espejo de la naturaleza misteriosa. Los Ocultistas se esfuerzan por una pintoresca revelación de los secretos más profundos del mundo. La categorización de los conocimientos y las experiencias son sólo una actividad preliminar para el cumplimiento real, es una promesa inherente a las palabras “jeroglíficas” de Dios.

En Boleskine House Aleister Crowley pudo llamar a ciertos demonios, pero él no los pudo poner bajo su control. Oriens, Paimon, Ariton, Amaaion y cientos más, así como once sirvientes escaparon de la cabaña, se metieron en la casa desatando el caos: su cochero, estrictamente abstemio hasta ese momento, fue víctima de delirium tremens; una vidente que había traído de Londres, regresó a la capital y se convirtió en prostituta; su ama de llaves “que no podía soportar la atmósfera malsana de la casa” desapareció sin dejar rastro; un trabajador ocupado en la finca intentó asesinar a Crowley en un ataque de locura. Incluso el carnicero del pueblo estaba influenciado por parte de los nombres de dos demonios: Elerion y Mabakiel, que Crowley tenía garabateados en una factura. Un día el carnicero estaba cortando un asado para un cliente, y accidentalmente se cortó la arteria femoral, desangrándose hasta la muerte.

En agosto de 1900, después del conflicto con la Golden Dawn  viajó a México, donde visitó las dos primeras de un total de 30 Aethyrs, es decir, dimensiones extra-terrestres, utilizando una bola de cristal.

 

Anuncios
Categorías: A.Crowley | Etiquetas: , ,

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: