Eliphas Levi base del ocultismo moderno.

eliphas-levi-crop.jpg

A raíz de la Revolución Francesa, escritores y artistas románticos adoptaron a Satanás como un héroe conquistador, quien derribara la autoridad absolutista con una rebelión basada en la soberanía y la razón individual. Si bien estos autores no eran realmente satanístas practicantes, se aprovecharon de una corriente de pensamiento que estaba al alza a través de la sociedad francesa post-revolucionaria -haciendo tomar a algunos nueva imagen del diablo como un arquetipo liberador.

Frente a la decadencia eclesiástica mucha gente comenzó a buscar en otros pensamientos respuestas a los grandes misterios de la vida, o al menos, iniciaron un proceso para desafiar la ortodoxia de la Iglesia. Junto con los francmasones surgieron una variedad de sociedades secretas así como el ascendente movimiento espiritualista. Fue en esta época cuando surgió la figura mística más importante del siglo XVIII francés, el ocultista Eliphas Levi. Para comprender el ocultismo de Levi es de necesidad entender que, de forma similar a muchos ocultistas franceses, sus ideas e identidad fueron dibujadas a la sombra de la Iglesia Católica.

Levi tuvo una formación eclesiástica con la intención de ser sacerdote, no obstante, su carrera de truncó al enamorase de una joven y por ello abandonaría el seminario casándose tiempo después. Aunque este dejara su carrera sacerdotal cabe señalar que Levi nunca abandonó completamente sus creencias católicas.

En esa Francia post-revolucionaria, Levi se convirtió en un lider para el socialismo radical basado en el universalismo católico. Tras repetidas decepciones y al revisar su enfoque del cambio social y económico se sumergió en la magia y el ocultismo. Aún sin abandonar su orientación cristiana, se inició en el estudio del Tarot y la Cábala judía como medio para descubrir la verdad universal de dios. Levi expuso su “todo es uno” como un enfoque universalista de lo oculto en una serie de libros, siendo el más importante e influyente el Dogma y Ritual de la alta magia, de 1855. En ese trabajo, Levi afirma que todas las antiguas prácticas, iniciaciones, ceremonias y escrituras de misterio eran “indicios de una doctrina que está en todas partes y en todas ellas estaba cuidadosamente oculta”. Como para ilustrar literalmente este punto, Levi produjo la imagen más profunda en la historia del ocultismo: El Baphomet.

baphomet.JPG

Su Cabra de Mendes o Cabra Sabática era una manifestación visual de la unificación de los opuestos y elementos del universo para representar al “Agente Universal”, que es menos parecido al dios Cristiano y más parecido al Gran Tau. Es evidente que el entendimiento de Levi de “dios” fue mucho más trascendente que el de la Iglesia, extendiendose a través del universo, los cielos y el cosmos como deja claro en su máxima oculta “Como es Arriba, es Abajo”. La comprensión total de Levi del “Agente Universal”, o “Verdad”, es la síntesis de la luz y la oscuridad, masculino y femenino, creación y destrucción. Cada una es una manifestación de esta “Verdad” y cada una es un camino hacia esta “Verdad”.

En todo el trabajo de Levi y las ilustraciones es la implicación de que las cosas no son como parecen inicialmente. En el Baphomet, se ve ante todo el terror del diablo cristiano, pero Levi nos pide que miremos más profundamente. Al hacerlo, descubrimos al dios del Sabbat de las brujas, el Gran Dios Pan (cuyo nombre literalmente significa Universal). Este dios, dice Levi es: “el dios de nuestras escuelas modernas de filosofía, el dios de la escuela teúrgica alejandrina y de nuestros propios místicos neoplatónicos, el dios de Lamartine y Víctor Cousin, el dios de Spinoza y Platón, primitivas escuelas gnósticas;El Cristo también del sacerdocio disidente “. Por lo tanto, el Diablo, o la” Vieja Serpiente “, es realmente sólo un aspecto del Agente Universal. El efecto que esta idea ha tenido sobre el ocultismo, el gnosticismo y el satanismo teísta es inconmensurable.

09-tarot-eliphas-levi.jpg

Sin embargo, para que nadie piense que Levi era un satanista, sólo hay que recurrir a su opinión sobre la magia negra. Mientras Levi pensaba que el Diablo representaba el “fuego eterno de la vida terrestre, el alma de la tierra”, y una fuerza que en sí misma era neutral y capaz de ser aprovechada para el bien, también podría ser utilizada para la magia negra, que condenó rotundamente. Al igual que Agustín, que veía al pecado como un desorden irracional en un universo neoplatónico racionalmente ordenado, Levi refirió:

“En la magia negra, el Diablo es el gran agente mágico empleado para malos propósitos por una voluntad perversa”.

Reconoció su uso y poder, Pero vilipendió su uso como un desorden, semejante a la locura (teniendo en cuenta que en un universo neoplatónico debidamente ordenado la razón y la racionalidad son lo que es “bueno”, mientras que la locura es la corrupción desordenada de ese bien).

Otro de los conceptos mágicos de Levi que tuvo un profundo impacto en el satanismo y el luciferianismo moderno fue “la gran obra”. Esto fue descrito por Levi como “la creación del hombre por sí mismo, es decir, la conquista total y completa de su vida y su futuro; Es sobre todo la emancipación perfecta de su voluntad, asegurándole  el poder pleno sobre el Agente Mágico Universal “. La idea es que el dominio de la magia es el dominio de la voluntad y el universo mismo a través de la alineación de la voluntad con el Agente Universal, ganando la habilidad de dar forma al mundo de acuerdo con la propia Voluntad ordenada. Esto, por supuesto, es la base también para la obra de Aleister Crowley, y es la idea detrás de su famosa máxima: “Haz lo que tú quieras”. Tanto en Crowley como en Levi hay, una creencia en un Agente Universal trascendental.

Al mismo tiempo que la idea de que la Voluntad del individuo podría ser la base para la creación de la realidad en el Luciferianismo moderno, con o sin un agente trascendental por el cual unificarse. Del mismo modo, la mistificación y santificación de Levi en el Diablo mediante su obra abrió las puertas del Satanismo trascendental.

Concluyendo, mientras que Levi no era un satanista, su obra fue una enorme base para el satanismo moderno.

Anuncios
Categorías: Eliphas Levi | Etiquetas: , , ,

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: