Joseph B. Rhine sobre el ocultismo

j-b-rhine-2

El Ocultismo es la filosofía de las materias ocultas. El término incluye también las prácticas que están basadas en las teorías y creencias que conforman esta filosofía. Éste usualmente connota creencias místicas no ortodoxas y oscuras prácticas mágicas, todo implicando la presencia de algún principio fuera del rango del mundo natural, y entonces inaccesible al estudio científico.

Si examinamos de cerca este concepto tradicional de ocultismo encontramos que tiene escaso significado útil hoy en día. Para ilustración consideremos la hipnosis (…), un fenómeno que por largo tiempo fue clasificado con lo oculto. El hipnotismo ahora ha llegado a ser una reconocida materia del estudio psicológico. Aunque los principios subyacentes pueden ser todavía ampliamente desconocidos para nosotros, como son los de la mayoría de los procesos mentales, ellos no son vistos como ocultos por siempre. La ciencia simplemente todavía no ha avanzado muy lejos con ellos. La hipnosis es un proceso tan natural como lo es la risa o el amor; no es más “oculto” que éstos.

Hasta tiempos recientes la esencia misma de lo oculto fue el concepto de capacidades humanas excepcionales tales como aquellas que popularmente llamamos “psíquicas” o parapsicológicas. Los poderes clarividentes, el don de profecía y el poder de la mente sobre la materia son todos básicos y esenciales a la mayoría de las afirmaciones y las prácticas ocultas que han prevalecido desde tiempos antiguos y que existen en alguna forma en todas las culturas.

La ciencia, sin embargo, ahora ha invadido también el dominio de lo psíquico, y en décadas recientes lo ha hecho materia de investigaciones universitarias. Bajo el nombre de parapsicología, se ha establecido una nueva ciencia cuyo campo de investigación incluye muchos de los problemas antiguamente clasificados con lo oculto. La clarividencia junto con la telepatía y la precognición (profecía), son aspectos de la percepción extrasensorial, y ésta, junto con el principio de mente-sobre-materia, o psicocinesis, componen la materia principal en la ciencia de la parapsicología hoy. Estas capacidades, por consiguiente, han perdido su relevancia oculta aun cuando son todavía poco entendidas.

Con los así llamados poderes ocultos de clarividencia y profecía se han asociado las varias artes de adivinación tales como la necromancia, la astrología, la mediumnidad, la quirología, la radiestesia, la numerología y el visionado de la bola de cristal. La mayoría de estas prácticas están basadas en un sistema de teoría o doctrina para el cual se hace una declaración de autoridad. Se supone que la práctica de la adivinación está basada en las teorías concomitantes. En ningún caso, sin embargo, las teorías han sido suficientemente validadas para garantizar la aceptación y aprobación de la práctica. Hasta que esto sea hecho, las pretensiones no pueden ser consideradas seriamente. Ellas pueden, sin embargo, tener un fragmento de base fáctica en que la percepción extrasensorial es un posible elemento en la mayoría de los métodos adivinatorios. La mediumnidad bien podría utilizar la percepción extrasensorial, la cristalomancia podría ser ampliamente eso, y la radiestesia podría ser la clarividencia más movimiento muscular automático. Si hay siquiera un germen de principio genuino, éste puede servir por largo tiempo para mantener una práctica en actividad cuando no hay evaluación crítica de éxito o de fracaso.

El dominio de lo oculto tiene un solapamiento amplio, natural, con el de la religión. De acuerdo con nuestra definición original de ocultismo, toda religión supernatural está en el dominio de lo oculto; pero el uso establecido de larga data y la práctica familiar tiende a establecer una religión en una forma que la convencionaliza y el aspecto oculto es pasado por alto o disminuido.

El término “oculto” ha venido a tener una connotación desfavorable, siendo la razón [de ello] que nosotros sentimos que nada que pueda ser descubierto y entendido debe ser dejado oculto. Lo oculto ha venido a significar aquello a lo que no hemos aplicado todavía nuestros mejores métodos de búsqueda de la verdad. La actitud de algunos líderes religiosos de tratar de retener y realzar la atmósfera de lo oculto y lo misterioso está en conflicto con el espíritu de búsqueda de la verdad, para el cual sólo el conocimiento sensato es aceptable.

El Ocultismo, entonces, está condenado a la obsolencia en tanto la ilustración de la investigación científica se propague a las oscuras esquinas donde el misterio todavía está al acecho. Lo mismo que las prácticas ocultas de la astrología dieron lugar a la ciencia de la astronomía, la alquimia oculta se transformó en química científica, las curas mágicas fueron suplantadas por medicina sensata, la brujería y la adivinación cedieron el paso a la parapsicología, también a su tiempo un fundamento más confiable suplantará los restantes sistemas ocultos. Una psicología y psiquiatría ampliadas, por ejemplo, tomarán la posta sobre la todavía floreciente práctica del exorcismo y ofrecerán algo mejor. Probablemente muchos de los derivados más mórbidos y desagradables de nuestro primitivismo religioso que todavía pervive como orgías ocultas, incluso en los centros de población más sofisticados, pueden ser convertidos en modos más higiénicos de liberación emocional. Es decir, como se da a entender, tratar con las materias ocultas se convierte en un desafío a la mente inquisitiva.

Fuente.

Anuncios
Categorías: Metafísica | Etiquetas: , ,

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: